Tabletas y móviles frente a juguetes educativos tradicionales

person Publicado por: Chachipiruli list En: Productos Chachipiruli En: comment Comentario: 0 favorite Golpear: 209

La tendencia creciente hacia lo digital, y hacia el uso de dispositivos de alta tecnología, nos lleva a los padres a hacernos esa pregunta a la hora de regalar o de ayudar a nuestros peques a elaborar la carta a Papá Noel o Reyes Magos. ¿Les conviene una Tablet o una consola de videojuegos? ¿O son más adecuados los juguetes educativos “de toda la vida” con los que el niño puede experimentar, tocar y manipular?

Aunque la Asociación Americana de Pediatría (AAP) ha llamado la atención en un comunicado sobre el hecho de que los juguetes digitales aíslan a los niños, y sugieren a las familias que abandonen esta moda y vuelvan a regalar a sus hijos juguetes tradicionales, como los bloques, plastilina o cuentos, juguetes que puedan manejar con sus manos y “despierten la imaginación de los más pequeños y estos tengan un desarrollo mental y físico saludable”, nosotros pensamos que es sobre todo una cuestión de proporción.

A nuestro alcance en tabletas y smartphones tenemos diversas ‘apps’ que pueden servir de ayuda para el estímulo y el desarrollo de algunas capacidades de nuestros peques. Aparte de introducirles en el uso familiar de la tecnología, el acceso táctil a la información, etc. cada vez más común en nuestras vidas. Pero dicho esto es importante la medida. No “abandonar” a nuestros niños ante el móvil horas y horas o utilizarlo como mero recurso para que nos dejen tranquilos mientras comemos, o mientras comen ellos.

También habría que plantearse la necesidad y el uso del dispositivo en el contexto familiar. ¿Realmente un niño necesita su propia Tablet? Si el dispositivo es compartido por toda la familia, el uso racional del mismo es más fácil de imponer que cuando se trata de un artefacto de dominio exclusivo. Es lo que toda la vida ha ocurrido con la televisión. No hay una para cada usuario y hay que racionalizar el dominio del mando a distancia y los programas que se ven, y cuándo.

Esto va a permitir compartir el tiempo de ocio no solo con dispositivos digitales (sin que sea necesario desterrarlos completamente) sino también con numerosos juguetes fantásticos que ayuden a los niños a experimentar, aprender y socializar (no hay forma más directa de compartir que alternar juguetes, ni mayor diversión colectiva que un buen juego de mesa).

Así que si en casa ya estáis servidos de equipos digitales, ¿qué tal si los Reyes Magos echan un vistazo a CHACHIPIRULI?

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Deje su comentario